Artículos·Opinión

La odisea de encontrar una Nintendo Switch en Barcelona

Camino por la zona alta de la Diagonal de Barcelona. Son casi las 10 de la mañana, víspera de la verbena de San Juan (día de verbena, hogueras y petardos rompe-tímpanos, para desgracia de la mayoría, entre la que incluyo a nuestras sufridas mascotas). Me dirijo a la oficina como cada día, ubicada en los alrededores del centro comercial Illa Diagonal, con la mente ocupada por pensamientos diversos, entre los que sobresale la idea feliz de que la paga extraordinaria de final de Junio, la cual está a punto de caramelo. Pienso en que me merezco un capricho, después de un año de intensa devoción por mi trabajo y me imagino el mes de Julio tirado en el sofá de mi casa frente a mi Panasonic de 49 pulgadas, aprovechando las vacaciones exprimiendo una nueva y reluciente Nintendo Switch. Sin embargo la información de que dispongo me pone en alerta, ya que según varias publicaciones el stock de estas consolas en el país es prácticamente inexistente. “¿Será realmente así? ¿Será pura exageración?” me pregunto mientras espero que el semáforo se torne verde.

 

10:00h – Hora de entrada al trabajo

Asumiendo el diabólico riesgo de llegar 7 minutos tarde al trabajo decido entrar a El Corte Inglés Diagonal a preguntar por la disponibilidad y precio de la consola, accesorios y juegos. Asciendo un par de pisos por las escaleras mecánicas hasta llegar al heterogéneo departamento de deporte, accesorios, informática, ropa interior, instrumentos musicales y, claro, videojuegos. Al fondo alcanzo a ver la sección videojueguil y allá me dirijo. En una primera vuelta de reconocimiento consigo ver, para mi regocijo, dos cajas de Nintendo Switch una sobre la otra.

Mission accomplished?

Hay una reponedora colocando juegos de Playstation 4 en una de las estanterías y varias personas merodeando la zona sin aparente interés. Me decido a ver el precio de las Switch, de forma que levanto en mis manos la caja superior para consultarlo pero… ¡ajá!, es una caja vacía. Obviamente la inferior también es de la misma condición. En ese momento veo a la reponedora y al resto de individuos girándose de repente y riéndose por lo bajini de mi pánfila inocencia. Con las mejillas color gazpacho y la cabeza gacha dejo las malditas cajas en el suelo y me doy una vuelta de disimulo por la desierta sección de ofertas de Wii donde pasaré, pienso yo, inadvertido. Tras toquetear melancólicamente las carátulas, y después de lamer las heridas de mi honor, decido ir directo hacia la reponedora y preguntar por la disponibilidad de Switch y la posibilidad de reservarla.

-Disculpa–le indico–, sobre las Switch… ¿no tenéis en stock?
Me responde con una graciosa sonrisa y no puedo dejar de fijarme en sus cejas lampiñas, perfiladas de forma curiosa con un Carioca Joy:

-Buff…pues está bien complicado –me responde muy amablemente–. La previsión que nos dan desde el proveedor es que nos enviarán algún lote a finales de Julio, coincidiendo con la salida del bundle de Splatoon 2. Además, por la falta de productos, Nintendo no nos permite realizar reservas a clientes.

-Ohh…precisamente pensaba reservarla con vosotros y que me avisárais cuando esté disponible.

-Mmm… pues como te digo, lamentablemente no nos es posible.

Acto seguido le agradezco la atención y me marcho camino a mi trabajo. Confío en tener más suerte en el FNAC o en Game, pero me perturba el hecho de que no permitan reservar…”En fin, a la hora del almuerzo hará una visita al FNAC”, decido.

 

12:55h – Hora de almuerzo

Toda la mañana con la “Esgüich” en la mollera, pero hay que hacer un alto para repostar y recuperar fuerzas. Decido que como este mes no me he dado gusto alguno, voy a ir a comer a un “japo”. Bajo por la calle Numancia hasta encontrar uno bueno conocido, pero la curiosidad me empuja hasta otro restaurante (también japo) que está justo en la acera opuesta. Veo que el menu no es caro y voy a probar suerte. Para no aburrir al lector solo voy a decir que he tenido la desventura de encontrarme con el peor restaurante en el que he comido nunca en esta ciudad: boñiga de arroz frito color hez, ternera a la plancha aplastada por toneladas de soja marrón y hedionda, entre otros delicados manjares. Y a modo de divertido juego, no voy a decir cual de los 2 restaurantes es el bueno y cuál es el malo: si un día andáis por la zona y os gusta el riesgo, ¡adelante! Será como una ruleta rusa disparada hacia vuestro aparato digestivo.

Dramatización

Tras tremendo atentado contra mis intestinos me voy corriendo al FNAC de la Illa. En la sección de videojuegos me encuentro un dependiente hablando con varios críos sobre un disco duro para la Playstation3. Acto seguido sale disparado hacia Dios sabe dónde y le pierdo el rastro. Pregunto al vendedor de la sección de libros y me responde con una onomatopeya conocida:

-Buff…es que vienen muy pocas y se agotan en seguida. Muchas veces llegan 2 o 3 y se agotan el mismo día, el primero que llega se la lleva.

-Pues que bien…gracias de todas formas.

-A mandar. ¿No quieres llevarte algún libro de Lucía Etxebarría? Están en oferta, a 0,29€ el kilo.

-¿Qué te pasa, quieres morir?

 

18:00h – Saliendo del trabajo

Lo he pensado durante toda la tarde: voy a coger un bus hasta el centro, pasaré por el (Centro Mail) Game, pillo mi Switch y de ahí me voy para mi casa en los suburbios a disfrutar como un gorrino. Así que sobre las 18:40 llego al centro y nada más entrar a la tienda voy directo al mostrador, pues soy un hombre de fuertes convicciones y sin tiempo que perder.

– Quiero una Nintendo Switch. De las grises. Rait nau.

Los dos vendedores se miran entre ellos como si les hubiese pedido un otomatone de adamantium.

– Qué –adelantándome a su respuesta–, “Buff”, no?

– Buff…Están agotadíiiiiiiii….(15 minutos más tarde)…..iiiiisimas. Nos llegaron un par de ellas hace dos semanas y ahora ya hasta agosto o así, nada.

– Jarl.

– Y hay lista de espera.

– Jarl…jarl.

– ¿No quieres reservar algún juego? Te puedes ahorrar 3 euros en el Crash Bandicoot, en el Fifa 18…

– Gracias, te los puedes meter por el…

 

Fuuuuuuu
Fuuuuuu!

Salgo de la tienda hundido y cabreado. De camino a la parada de bus me explota un doble-trueno a un palmo del pinrel y casi me lo volatiliza. Me entran ganas de cargar contra el dueño de semejante artículo pirotécnico, pero compruebo que mis noodle-arms no podrían doblegar jamás sus bíceps apolíneos.
Total, que me voy a casa compuesto y sin Switch.

 

19:30h – Sólo en casa

Tras tomarme un Nesquick fresquito y reponedor me voy directo al PC a navegar por todas las tiendas online que conozco y son de confianza.

Amazon: temporalmente agotada.

Mediamarkt: ni aparece en la web. Agotada.

PCComponentes: Agotada.

Game: Agotada. “¿Quiere reservar el Crash Bandicoot?”

Worten: tres cuartos de lo mismo.

Carrefour: Agotada.

Hipercor: “Aquí hortalizas lo que más. Para electrónica vaya a ElCorteIngles.es”

El Corte Inglés: “¿Para qué viene ud. si sabe que está agotada?”

…y así durante una hora aproximadamente.

Cansado ya de todo, veo un hilo de EOL donde la gente explica su experiencia y cada uno explica una historia de terror similar. Algunos locos han llegado a encargarla a Amazon Francia, Amazon Alemania, Amazon Italia…sabiendo que ni siquiera está en stock y que tardará en llegarles entre 2 y 4 semanas. Incluso algunos la han comprado a tiendas desconocidas que envían a España desde vaya usted a saber dónde.

Así que en este punto me doy por vencido…por ahora.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s