Opinión

“Blasphemous”: un tsunami, dos gurús y un Genkidama


No descubro nada si digo que el kickstarter de Blasphemous ha sido el fenómeno indie de las últimas semanas. Durante el último mes hemos sido testigos de la evolución de una campaña que empezó como un cohete, sorprendiendo en las redes sociales con un bombardeo masivo de likes y retweets y consiguiendo su objetivo ya en los primeros días de promoción. 

The Game Kitchen, los responsables del proyecto, han sabido usar sabiamente la plataforma Thunderclap para generar un volumen de visibilidad estratosférico para el lanzamiento de su campaña de crowdfunding. No es raro, por tanto, que los que seguimos numerosas cuentas de Twitter y otras redes sociales vinculadas al mundillo recibiéramos el día 24 de mayo un auténtico tsunami de información sobre Blasphemous. Y viendo los resultados de la campaña está claro que el uso de esta herramienta de “crowdspreading” (bonito palabro) fue más que eficiente.


Como sabréis la campaña consiguió más de 300.000$, pero…¿qué pasó después de conseguir los primeros 50.000$ que garantizaban su financiación? Uno de sus responsables, Enrique Colinet, nos daba la respuesta en twitter al hacer público un gráfico muy revelador:



Los días siguientes al Thunderclap, coincidiendo con el eco que la prensa hizo sobre la campaña de Blasphemous en Kickstarter los ingresos que obtuvo la campaña siguieron siendo considerables, aunque obviamente sufrieron una desaceleración respecto al día de la “gran ola”. Pasados dos o tres días los ingresos se estabilizaron en un rango de entre 1500$ y 5000$ diarios, pero entre los días 8 y 9 de junio se anunciaron los planes para publicar el juego en consolas y las donaciones se multiplicaron nuevamente de forma ostensible. Con la petición del Genkidama funcionando a pleno rendimiento y con miles de backers levantando sus brazos al cielo, la bola de energía comenzó a tener un volumen capaz de destruir Namek.

tumblr_mkwvbt73JR1r72ht7o1_500
Gimme all your money!


Pero esto no termina aquí. Durante la última semana de la campaña dos conocidos e influyentes gurús videojueguiles como Jim Sterling y Dunkey emitieron sus opiniones sobre Blasphemous y entonces el Genkidama directamente explotó en una orgía de billetes verdes que iba a ser la envidia del mismísimo Tío Gilito. 

giphy
La emoción del trabajo bien hecho


En definitiva, este es el resultado y la constatación de que una buena planificación de las campañas de financiación y el uso inteligente de herramientas, recursos y relaciones públicas son clave para obtener los resultados buscados. El mismo Enrique Colinet se mostraba sorprendido por el resultado final del crowdfunding, pero todo es fruto del curro de todo el grupo de personas envueltas en un ese proyecto.


Y para terminar, un dato simpático y que podría darle la vuelta a todas estas justificaciones: el porcentaje de financiación final fue del 666%. ¿Pacto con el diablo quizás? Quien sabe, igual es más facil que montar un kickstarter…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s